Ando siempre ensombrerada...
Sueño, pienso, creo sombreros.

UN FIN DE SEMANA AJETREADO...


Este ha sido, un fin de semana de mucho trabajo. Una amiga me ha prestado unas hormas y he decidido sacarles provecho.


Mi maquina casera, generadora de vapor



Son preciosas las hormas de sombreros antiguas, llenas de heridas, fruto de inspiraciones. Pero cuando tienes una nueva y encima no es tuya, te da mucha pena clavarle chinchetas o alfileres.
Algo tenia que hacer, para no llenar de agujeros la horma prestada y después de darle muchas vueltas, decidí utilizar vendas para sujetar el fieltro al ala. Las marcas que quedaron, se eliminaron fácilmente con vapor y un cepillo.





Las hormas de cinco partes, se utilizan para poder extraer la copa sin que se deforme, en sombreros que son mas anchos por la parte de arriba.
Son muy bonitas y auténticos rompecabezas. Se desarman extrayendo la parte central.
Hice unas fotos para explicar el proceso.




Horma de ala doble.








Al final, todo devuelto sano y salvo y yo tengo alas y copas preparadas para nuevos sueños, nuevos sombreros...






4 comentarios:

Home is where you hang your hat dijo...

Buena idea tu vaporera; las sombrereras entre fogones ¡mira que somos polifacéticas!, jejeje...

Carmen Aguadero dijo...

Me alegra que te guste mi vaporera. Trabajo en casa y la necesidad agudiza el ingenio.

Andrea dijo...

Hola Carmen me encanta tu trabajo y mira que es difícil encontrar alguien que tenga ingenio!!
Sabes donde encontrar hormas en España?? y si son antiguas mejor!!!
Me encanta tus flores!!! he comprado herramientas fuera pero tu las compras aqui!!
Claro que vives en la ciudad por excelencia de los sombreros!! que dichosa que eres!!!
Un saludito de viernes..

Lee Duncan is HatStruck dijo...

Gran idea! Gracias.